Familia | Boletín Informativo la Certeza de La Victoria

Doble honor

Más que abundante
África
Ivaneide y Antônio experimentaron el amor divino – Foto: Archivo personal

DOBLE HONOR

Ivaneide luchó por su matrimonio y recibió la victoria


Viviane Castanheira


El matrimonio de Ivaneide Magalhães de Melo de Andrade, de 46 años, era un torbellino de emociones. Su esposo, Antônio Saraiva de Andrade, de 56 años, parecía no madurar nunca. Cuando se conocieron, a Antônio le gustaba beber e ir a fiestas, y el ama de casa consideraba normal esta actitud.

Los fines de semana eran de juerga. “Varias veces tomaba un taxi e iba a la ciudad vecina. Pasaba el camino bebiendo. Entraba en las discotecas y solo salía por la mañana para caminar por la playa. Entraba en cualquier bar. Cuando mi esposa llamaba, pensando que estaba en mi ciudad, le decía mi paradero. Cuando regresaba a ciudad el domingo, antes iba a las discotecas”, dice Antônio, quien siempre tuvo un buen salario como representante de ventas de confecciones.

Los bienes materiales estaban presentes, pero la paz, el amor y la armonía no habitaban en ese hogar. Esta situación entristecía a Ivaneide, que ya no sabía cómo actuar para ser respetada por su esposo. “No teníamos vida. Era difícil, pues mis hijos eran pequeños. Ante esto, llegué a mi límite. Se me acabaron las fuerzas y quería vivir de otra manera. Así que encendí la televisión y vi al Dr. Soares predicando y miré los testimonios. Jesús me habló profundamente y comprendí la acción del diablo en el comportamiento de mi esposo. Decidí luchar por mi familia”, relata el ama de casa, que enfrentó muchas batallas hasta que su esposo entregó su vida a Cristo: “Cuando acepté a Jesús y comencé a escuchar la Palabra, las juergas y la infidelidad de Antônio aumentaron. Sufrí tanto que amigos y familiares recomendaron la separación”, confiesa.

Antônio e Ivaneide con sus hijos, Phelippe y Caroline: familia restaurada – Foto: Archivo personal

Antônio no tenía límites y, con las facilidades financieras, él se dividía entre los burdeles de las ciudades vecinas. “A veces, en medio de mi borrachera, llamaba a mi hermana, que vive en otra ciudad, pidiendo un pasaje para allá, y me iba. A menudo llegaba en la madrugada y entraba directo a las discotecas”, recuerda Antônio. En el colmo de su falta de respeto por su esposa, llegó a pedirle al gerente de una casa de prostitución que llamara a Ivaneide y le pidiera que trajera una chequera allí, porque se le había acabado el dinero.

Dios vio el dolor de esa ama de casa y le dio una estrategia. Ungía a su esposo y la entrada del departamento. También veía a las reuniones siempre que Antônio estaba en casa. “Cuando llegué a Iglesia de la Gracia, mi vida y mi matrimonio estaban destrozados. Empecé a buscar más al Señor, porque quería la reconstrucción. Hacía todo lo que aprendía en la iglesia y en las predicaciones, y Cristo inició la transformación de mi hogar”, explica.

La Palabra dice en Santiago 5:16: La oración eficaz del justo puede mucho, y la familia Andrade experimentó el cumplimiento de esta promesa. “Mi esposa tenía tanta paciencia. Solo podría ser, realmente, de Dios. Me acostaba a dormir y ella me ungía. A menudo, me levantaba por la madrugada para salir a la calle, pero como ella ungía el pomo de la puerta, no podía salir”. Una vez, Antônio se sentó en el sofá y vio a una reunión de la Iglesia de la Gracia con un determinado pastor y encontró divertida la forma en que predicaba. Al día siguiente, fue con su esposa a una feria. Al regresar a casa, vio a un grupo de personas reunidas. “Le pregunté si esto era un bar y ella me dijo que era una iglesia. Decidí entrar y esperar a que comenzara la reunión. La predicación fue precisamente con el pastor que vi en la televisión. Cuando empezó a hablar, me derrumbé y acepté a Jesús”, dice el representante comercial, quien pasó por un largo proceso de liberación. “Todos los fines de semana, la gente me llamaba para ir de fiesta. Incluso los gerentes de clubes me llamaban. Como gastaba mucho dinero en esos establecimientos, me ofrecían el servicio gratis”.

En un viaje a otra ciudad, Antônio no se resistió y pasó la noche en un burdel. “Fui y volví a caer en la tentación. Mis hermanos me recogieron en el establecimiento y terminaron quedándose conmigo. En el camino de regreso a la casa de mi mamá, el auto se salió de la carretera; no sé cómo sobrevivimos”, se pregunta. Cuando la mamá de Antônio vio el estado del automóvil y los hijos borrachos, le pidió al representante de ventas que fuera a ver a un pastor que era amigo de la familia. “No quería ir porque estaba borracho, pero terminé aceptando. Una vez allí, el predicador dijo que el diablo estaba listo para matarme, pero Dios envió a su ángel y me salvó. El líder me advirtió: ‘¡Vuelve a tu puesto ahora, no hay más tiempo para ti!’. Al instante, recobré la sobriedad: volví corriendo a mi ciudad, comencé a caminar con Dios y nunca más lo volví a dejar. Incluso en medio del pecado, Él no desistió de mí”, dice Antônio, quien sirve al Señor desde hace 15 años como colaborador en la Iglesia de la Gracia en su ciudad. “Hice un voto con Dios: si cambiaran a mi esposo, trabajaríamos en la Iglesia. Y el Altísimo realizó este milagro en mi familia. Hoy, somos colaboradores de la obra del Señor. Tenemos paz en nuestro hogar, un matrimonio transformado e hijos bendecidos. Jesús restauró mi casa y le estoy agradecida”, concluye Ivaneide, quien tiene una pareja de hijos, Phelippe, de 24 años, y Caroline Vitória, de 17.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *